mercredi, janvier 05, 2005

Psicoanálisis y poesía,El C.A.L. Asistencia por Internet, pré-analisis en linea

El C.A.L. Asistencia por Internet

Si usted desea consultar con un especialista, entre su dirección y llene el formulario siguiente para contactar un colega sugerido por el Collège de Análisis Laico.

Su nombre:

Su E-mail:

Su dirección:

Código postal, ciudad, país:

Su Nº de teléfono:

Motivación para consultar:

Elija en la lista siguiente la persona a contactar:

Contactar - borrar



Tres paradojas althusserianas.*

*Louis Althusser compara la cura psicoanalítica con una carretilla llena de arena que levantada con un gato deja al principio escapar algunos granos, para a continuación, verter totalmente su contenido hasta quedar completamente vacía, significando por la misma metáfora el final de la cura. Ahora bien, una cura es infinita. Habrá siempre arena e incluso la carretilla vertical se llenará a deseo de la sal del inconsciente como un mineral inagotable, eterno, universal.
*El « Caimán de l'Ecole Normale » gran lector del filósofo Nicolas de Malebranche afirmaba «que una carta (lettre) no llega siempre a su destinatario » como lluvias perdidas en el árido desierto, o granizo estéril sobre la banquisa de los polos se pierden en pura pérdida. La imagen malebranchiana tiende a demostrar que la naturaleza no cumple pues siempre su papel saludable; la carta es inutilidad vociferante, incluso: acto fallido, hasta catástrofe, (momento catastrófico). Ahora bien, Lacan considera que un discurso nunca pierde, no hay mensajes perdidos pues todos estas señales no llaman quizá decisiones inmediatas pero nutren lo inconsciente sutil o secretamente y sólo en el futuro a través de los almocárabes del alma es que estos paraísos perdidos (aclarados o no por el análisis) tomarán no solo una significación sino que se requerirán como el pan, el agua, el fuego y el aire.
* « El Príncipe Tamala » nos describe al materialista como un ser que toma un tren en una estación desconocida, para algún tiempo después volver a descender en otra estación igualmente aleatoria. Mientras que el idealista elige una estación precisa para realizar un trayecto que lo conducirá a otra perfectamente determinada como el objeto de su ideal y su finalidad.

Artículo I. Ha estado ya en análisis?

Artículo II. Para el uso tanto de los analistas en formación como de los no analistas

ARTICULO I HA ESTADO YA EN UN ANÁLISIS?

Escriba un seudónimo con el fin de poder administrar los distintos resultados del cuestionario:
Entrez un pseudonyme afin de pouvoir gérer les différents résultats du questionnaire:

*Enter a pseudonym in order to be able to manage the various results of the questionnaire::
°Gehen Sie hinein ein Pseudonym, um die verschiedenen Ergebnisse questionaire verwalten zu können:
Seudo:
Entre su e-mail:
E-mail:
Puede también responder a este cuestionario por Correo Postal a Tassigny F., 42/16 RUE ROYALE, 8400 OSTENDE(Belgique)
Vous pouvez aussi répondre à ce questionnaire par Courrier Postal à Tassigny F., 42/16 RUE ROYALE, 8400 OSTENDE(Belgique)
*You can also answer this questionnaire by Postal Courrier with Tassigny F ., 42/16 RUE ROYALE, 8400 OSTENDE(Belgium)



Artículo I. Condiciones de un pre-análisis en línea

Responder al primer cuestionario
(Que encontrará pulsando en el lugar « paradojas » del menú de la izquierda)

Eventualmente hacerse miembro del C.A.L (50 € por año académico)
(Nº Cuenta : mail me)

Mas que elegir una fórmula flexible que tenga en cuenta el trabajo demandado y que gratificaría el trabajo ofrecido como miembro del comité (comisario por ejemplo) o como autor de textos publicados por el C.A.L.

Aceptamos igualmente otras prestaciones tales como relaciones públicas u otras...

Todo esto es caso por caso pero es necesario alejar imperativamente a los bromistas y como lo pensaba J. Lacan; Dar un pedazo de su carne.

Cordialmente. Tassigny Frans.

Revoir la pub
->Réservez votre nom de domaine! Trucs, astuces, ateliers pour créer son site
"
(commentaires ? | Score: 0)

Carta abierta a las instituciones psicoanalíticas
02 janvier 2005 à 00:00:00 CET par aubedor (1 lectures)
NouvellesAnonymous a écrit : "

Carta abierta a las instituciones psicoanalíticas

Con el fin de redistribuir mejor las demandas de los ínter nautas en mi sitio, (www.cal.be.tf) he creado una nueva página titulada « contactar ». Realizada en PHP, ésta tiene por objetivo redirigir los visitantes a los sitios alli propuesto, sea por ayuda psicológica, psicoanalítica o médica.(incluso cursos de psicoanálisis)

Buscamos entonces los terapeutas DE TODAS LAS TENDENCIAS proponiendo aquí sus servicios. Parece que una reunificación de los diversos movimientos tiene ahora lugar, Alain Vannier (presidente del Espacio Analítico) anotaba «que hoy existen múltiples pasajes entre las Asociaciones, y que incluso en la dispersión, hay algo que hace comunidad » y el Señor J.A Miller parece poner fin a su sectarismo por una nueva política de apertura....

Quizá nada espectacular para motivar numerosas resistencias « La independencia en la pluralidad » permanecerá probablemente poniendo de vista el carácter conservador de la mayoría que desde hace mucho tiempo ha hecho su propio camino.

De Lacan y su leyenda

« leyenda » designaba en latín medieval : 'lo que debe leerse', permanezcamos en ello, que los « ipeistas » siempre fieles a la asociación internacional del psicoanálisis del qué éste se excluyó en 1963 consideran siempre que la práctica de la sesión corta apreciada por los neo-lacanianos es una blasfemia, es su más estricto derecho, pero la' herencia teórica está más allá de estas consideraciones.


Cordialmente

Tassigny Frans

" Psicoanálisis y poesía

_CONTRIBUTEDBY Anonymous le 31 December 2004 à 00:00:00 CET
NouvellesPsicoanálisis y poesía

Capítulo 1


Proposición 1.

Si en cada psicoanalista, hay un poeta que dormita, y si en cada poeta hay un analista que se olvida, es porque ambos despiertan una lengua articulada: la del Inconsciente. Para los primeros, ésta se mueve en un campo cerrado, riguroso, casi “a puerta cerrada”; para los segundos, este campo no esta vivo sino siendo ávido, lírico, distraído o romántico.


Proposición 2.

Los amos del fracaso poseen el arte de las gentes que no tienen arte; los psicoanalistas, el de asistir; los poetas, el de maravillar. Los tres no obstante, están de frente ante su soledad, a menudo en la investigación, a veces en la música y en la alegría alrededor de los muros y los espacios en blanco que delimitan nuestras penas.


Proposición 3.

No hay poeta establecido o poeta callejero, hay poetas simplemente. Por el contrario, no hay psicoanalistas simplemente. Éstos sean notarios del espíritu, amos del inconsciente, pedagogos, profesores, doctores o teóricos, están bien ubicados.


Proposición 4.

Los poetas, todos forman o hicieron parte de una “academia errante”. Para los más rebeldes, la de la aristocracia del proletariado; para los otros, digamos que son versados (versées) en la “lira”. Los Analistas, excepto algunos disidentes, están en la boca del poder, rara vez o nunca a la escucha de la anarquía.


Proposición 5.

Y si los poetas no fuesen sino falsos marginales escondiendo subrepticiamente su deshonra bajo la abstracta mascara de tinieblas insondables, de románticos de cafés, de líricos especuladores. Entonces, para reparar el bien que no han sabido dar o el mal de su mediocridad, será necesario de los analistas, toda su fuerza, para curar su impostura.


3



Proposición 6.

Y si los analistas leen Nerval, es porque en la calle los convencieron que era un caso clínico casi ejemplar. Los poetas, ellos se acuerdan que había, en el tiempo en que la letra (lettre) mataba, un Gérard Labrunie, camillero y poeta en la comuna.


Proposición 7.

Es absolutamente necesario dirigirse del autor hacia su obra, es decir: que es porque tal creador posee una tal personalidad que produce tal obra. Y nunca a través de las características, especificidades de un texto, dibujar un perfil psicológico del autor y de toda una serie de conclusiones en una dicotomía de predicados diversos. Sería inútil interpretar los versos de Paul Pavel:

La leche negra del alba se bebe al crepúsculo,

como la representación macabra del campo de Auschwitz, lugar de sus escritos.


Proposición 8.

Si el poeta vive la angustia de la página en blanco y el analista la ruina de un consultorio vacío, es que ambos viven su arte como un brazo de su soledad y no como un despertar del pensamiento.






“El sueño de Ulises” (Roland Devolder)
4






Adiciones.




“Los poetas arquitectos” (Roland Devolder)


Apéndice 1.

Los poetas son mayores, plenarios o meteoros, nunca profetas. La llegada del nazismo se debió a la necesidad para la Alemania de antes de la guerra, de un gran jefe espiritual, de una suerte de pastor del Alma alemana. Lo esperaban a través de la obra de los grandes Románticos. Desafortunadamente, el paraíso esperado se metamorfoseó en Apocalipsis, el gran guía se mutó en bárbaro sanguinario en las misas negras del holocausto.


Apéndice 2.

Entre los poetas enamorados de una mitología ligada a los elementos, los más sutiles son los que tratan sobre los minerales.




5

L‘Argument.

Es necesario distinguir entre psicoanálisis como discurso y psicoanálisis como práctica que es la elección de un método de vida; el discurso psicoanalítico siendo además, inseparable de esta elección, puesto que emana de ella y a ella reconduce. Se llama psicoanálisis a un planteamiento que detenta un saber que revela y articula la oculta lengua del inconsciente y reconstruye al hombre para tender hacia una filosofía vivida y practicada que no es otra cosa que la vida misma y la admiración ante la existencia del mundo en que por excelencia el hombre crea, su propia experiencia.


Proposición 1.

El Psicoanalista no da remedio al sufrimiento pero pretende descubrir el camino que condujo a este mal vivir. La verdad de la experiencia del analizante no puede limitarse al relato, confinarse a la narración puesto que la sustancia de lo vivido se le escapa y eso lo sabe ya que recurre a alguien que lo escuche y pueda ayudarle a apropiarse de esta sustancia. Es la esperanza del encuentro analítico, la de la articulación de las palabras capaces de restablecer la relación entre el analizante y la realidad. De hecho, ninguno posee la verdad de su experiencia y se puede apropiar una parte de ésta confiándose a algún extraño. Hablar se convierte entonces en la elaboración de la travesía del dolor (tal como en un teatro donde la interpretación de la palabras tiene como escenario el dolor) integrado en el conjunto de un cuerpo social y, como testigo del sufrimiento y de las alucinaciones que éste generó. La idea de pérdida de una falsa identidad lleva al analizante a pasar por otra vía para reconocerse en su deseo.




“El Diván” (Roland Devolder)
6


Proposición 2.

Tomar al psicoanálisis como escenario, es desplazar el centro de gravedad del pensamiento, abrir brechas a las murallas de las verdades, reconocer humildemente que la mayoría de nuestras decisiones estarían determinadas no por elecciones provenientes del libre arbitrio sino por la investigación de la culpabilidad o la dictadura de la angustia. El analizante elabora su dolor tejido en las palabras de todos, bordeado de verbos ordinarios, blasón del eco del diario vivir. Es el primer testigo (de sus sueños) y aquí en la encrucijada de los caminos convergen “el sobreviviente”, “el asesino” y todos “los desaparecidos”. Todos esos muertos que ahora toman la palabra en la alucinación de otra realidad. El analizante acepta hablar con sus propias palabras con esas que le han permitido vivir, sobrevivir. Como si abordara la incertidumbre de una sombra rota que tiene una parte de su vida en secreto, él no puede exiliarse en el silencio. Habrá más lejos, un pasillo, una puerta, un alto, luego la sombra se sentará a la mesa hasta al Alba, examinará a su amo para desaparecer en su sueño. Al mismo tiempo traidor y fiel, ella, habrá minado todos esos gestos pero no dirá nada puesto que cómplice, guarda el recuerdo del hombre (analizante), de su pensamiento que fue mutilado para que una memoria continuara existiendo; reconociendo un sentimiento excluido de la sensibilidad para que otra vida continúe.

Proposición 3.
“Cabestan” (Roland Devolder)

“Soy la herida y el cuchillo, la víctima y el verdugo”

¿No intenta Charles Baudelaire dar a través de la poesía un marco a su dolor? Vivía en el horror de la miseria, de donde casi nunca salió. Una frontera onírica le separa de este estado de cosas. Se duplica, deviene otro, se da un espacio de ficción pensando que formular su deseo de Estéta en el marco de un poema lo situaría además, como viniendo de un sueño que substituye la triste realidad. Así sus versos se apropian del conjunto de un estado creativo que cultiva de su condición: “el maldito”. Se margina, cierto, pero este es el motor de su creación. Sin torturas, no es nada, la vida le parece banal, plana. Consciente de tener un pensamiento mutilado, él lo erotiza.








7


Esta erotización del sufrimiento, es el masoquismo; la alquimia de la muerte y del disfrute (goce, jouissance). La parte fundamental de su “enamoradas” da cuenta de la esfera de influencia del deseo humano pues hay placer durante la experiencia del dolor. Éste es producido por una actividad alucinatoria que permite la permanencia del sufrimiento y su negación, más que su sublimación. La escena parnasiana de Charles Baudelaire da a ésta (experiencia) su verdadera dimensión: la de un fantasma. Hace participar a la alucinación en su poesía. Hace del traumatismo el tema de estética que su obra simbolista inaugura.


Proposición 4.

Daremos aún a los inquisidores del psicoanálisis el cuidado de revelarnos una vanguardia. El psicoanálisis no tiene cura metafísica, no se inquieta sino por la biografía. Excava en lo vivido y su recurso de memoria. Como si para algunos hubiese fallas secretas, rechazos callados, dramas imperceptibles, inconfesables. Habría pues mayores sufrimientos: aquellos a los que el hombre no hace caso (meconaît). Habría pues “males” ocultos que sin cese ligeramente golpean, dañan, sin que para ello farmacia alguna opere. Como si desde el principio, los dados estuvieran marcados y, el reparto hubiese sido falseado. Cómo si la piedra angular de la vida se inscribiera de malentendidos y de distorsiones en las que, los roles humanos fuesen distribuidos en deserciones que a lo largo de la existencia se tornan sordos al canto del mundo. Las religiones ofrecen la compasión a las faltas humanas, la filosofía la sabiduría de soportarlos estoicamente y el psicoanálisis la palabra que libera, por lo menos la búsqueda de una palabra en el silencio de las sombras y los pleitos de las oscuridad que nos ocultan el corazón.








“Ecce homo” (Roland Devolder)
8




Proposición 5.

El remordimiento, es la madera muerta de la conciencia depositada a los pies del hombre para que él haga con ella una hoguera de todas las cruces que lleva. El hombre permanece ante una frase secreta, impronunciable, impronunciada, que guarda hasta el alba en los enigmas del sueño. Como un pensamiento que aspira a reconocerse sobre la madeja de los sueños para a continuación rechazar lo que no pudo combatir, la poesía sostiene al hombre por su sombra, tornándole así, visibles sus cadenas. El hombre está en frente de sus verdugos cuando se acorrala en el silencio hace del “deseo momia”. El olvido es una cubierta abierta que guarda nuestros recuerdos compartidos de ganas y vómito, de deseo y aversión, de parto y muerte.


Proposición 6.

Entre psicoanalistas habría desafortunadamente la palabra, traición. Entre poetas, por el contrario, el concepto de descubrimiento. Comprende de otra forma: un gran poeta no es solo el que versifica sino también el que encuentra y saca a la luz la obra de otros poetas. Y es principalmente esta escucha lo que lo engrandece. Han podido por lo tanto, colocar bajo el pórtico el bastón de los resentimientos, lo que ninguna escuela psicoanalítica alcanzó aún. Por el contrario, los psicoanalistas no pretenden agradar mientras que ciertos poetas, grandes o pequeños, eligen demasiado a menudo, lo que se hace en la época, estar a la moda, no aspirando más a “la obra futura a venir”.

Proposición 7.

La herencia lacaniana establece correspondencias entre psicoanálisis, lingüística y etnología. Su lengua es polifónica. A la imagen de James Joyce, Lacan imaginó un nuevo lenguaje cuyo registro es plural y desborda el marco clínico para abrir un campo que engloba una multitud de disciplinas.
Lo que es notable en Lacan, es que no sólo está animado por la preocupación respecto de todo saber, sino también por la necesidad de ser un observador activo. Lo que no es posible sino en la medida en que uno vive su observación reformulándola en la teatralización, en una puesta en escena. He aquí una búsqueda de “ser el otro”, indagación y búsqueda de la identidad secreta y oculta del ser.


“El Analizante” (Roland Devolder)

9



Por ultimo, en el curso la cura psicoanalítica, del análisis, con su sentido de vivído, de la situación, del episodio crucial y del diálogo, Lacan puede descubrir, aislar las características de comportamientos, señales, actitudes, fragmentos de discurso, que por si solos indican una identidad profunda, componiendo un ritual social y desdramatizando la condición humana.
Arqueólogo del mobiliario psíquico, nomenclador de los símbolos, lingüista, puesto al descubrimiento de un inmenso montaje de figuras y pasiones; fresco vivo del teatro de la vida, sirve a los encantos de hombre de ciencia. Lo real de estos hechos de observación, así como un profundo estudio de la obra de Freud, conducen a un planteamiento integro, es decir: ESCRIBIR INDEPENDIENTEMENTE a pesar de los temas y sistemas dirigidos.


Proposición 8.

Toda “poesía vigilante” se traduce en la introspección del poeta. Éste se sorprende de ser, y si se reflejó en “yo narciso”, comprende al que florece en su jardín secreto, su paraíso íntimo, es que se arrulló en una burbuja, un recubrimiento, como en busca del niño. Ciertamente, este campo onírico aureolado de imagen de niño se expone a menudo a una débil forma, a un romanticismo malvavisco, endulzado, de donde un sentimiento de rebelión, para muchos, una no aceptación del “poeta-niño-ingenuo”.
Establezcamos un paralelo con Lacan frente al tema cartesiano dependiente y simbolizado por $ barrado. ¿Sería necesario utilizar para el poeta una sigla barrada, rasguñada, borrando sus iniciales? Hasta cierto punto borrándose. He aquí el panorama de un álgebra poética, representando al autor barrado de una expresión de sus textos, abortando una lengua íntima para extraerse de una envoltura, de un mundo cerrado y tibio y dividiendo el cordón umbilical del “yo-poema-infancia”.


Proposición 9.

Más vale estar en posesión de una verdad que ser poseído por la verdad, pensaba Alfred Kollertisch.
¿Y si esta verdad se situara en la fe a un dios? ¿Existe él o no? ¿La vida de un hombre que cree que es mejor que la del descreído?
Pascal piensa que Dios ayuda a los hombres a vivir, aunque su observación se aleja de su existencia o su virtualidad. Pascal no coloca la existencia de Dios como una pregunta básica, es la actitud del hombre ante la fe lo que analiza, es la perspectiva igualmente, de éste en el ateismo lo que él comenta; el problema de la existencia de Dios o no, pasa a ser una simple interrogación.
Frédéric Nietzsche afirma que Dios ha muerto, sea que exista o no. De esta interrogación, también se burla Nietzsche. Comprende entonces este aforismo anónimo:

“Dios ha muerto. Firma Nieetzsche. Nietzsche ha muerto. Firma Dios.”

10



Observemos que el Evangelio y Zaratustra están aún bien vivos...
El problema del psicoanálisis puede igualmente plantearse de la misma forma, es decir: del psicoanálisis, poco importa su orientación, puede ayudar a los hombres a vivir mejor o, al contrario, su campo no es más que el lugar de un chantaje, como una estafa donde los practicantes son travestidos en manipuladores.
De otra parte, despierta una voluntad creadora, sería una herramienta de una nueva crítica o al contrario ocultaría la obra a un ojo ciclópeo no formulando su búsqueda sino allí de donde se nutre.



Proposición 10.

¿La felicidad sería otra cosa que la suma de los fragmentos que la constituyen, sería más aún? Stendhal anotaba en su Diario: "se estropea la felicidad describiéndola."
Como no está en cosa alguna asignable, está toda en sí misma y a lo mejor no puede traducírsela sino en el ritmo o la música. Puede ser la onda del hombre que vive en comunión con las estaciones, y ritmada por el canto del mundo, ésta vierte su eco en lo inefable; decir la felicidad ya es deslustrarla, trivializarla, como si su meditación tornada indigente la lengua, su lengua mendicante. La felicidad no se pesa con palabras, ello significa el fin de la escritura y se impone al poeta por este gran mutismo que le es propio, como los pájaros que librados al sol parecen papeles quemados de la memoria.


Proposición de los desechos de obra

Si para ser un buen ciudadano somos de una religión reconocida; para volverse francmasón, de ninguna religión reconocida; para pretenderse psicoanalista, de ninguna religión des-conocida .

El analizante viene a la cura con su estiércol de inconsciente que el psicoanalista hace rodar como el Escarabajo de Egipto.

“Rayas” (Roland Devolder)
11



Proposición 11

Ciertamente, el psicoanálisis no es sólo asunto de obra, referencias sabias y palabras esotéricas.
Si los escritos importan, es porque ellos son necesarios como modo de vivir ayudando así a su "colectivo" a reinventar el suyo, razón por lo que la palabra psicoanalítica sigue siendo una creación continua.
Por el contrario la poesía; comprende la creación poética y no se preocupa ni por las realidades existenciales, ni por las necesidades de un grupo. Es asunto de rebeliones, de insumisiones, o incluso de provocaciones.
Si los escritos importan, es que son la génesis a veces rimbaldiana de la "palabra-futura", a veces Rilkiana del "despertar Dioses ocultos", pero siempre en lucha, y desgraciadamente a veces, mártir a la imagen de Frederico García Lorca.

Proposición 12

Las terapias jóvenes no disponen de reales referencias seculares. Es necesario pues adaptarse, englobar, vivir de herencias o contribuciones con frecuencia no comprendidas.
Su historia se construye sobre frágiles evidencias, fundaciones discutibles. El psicoanálisis lacaniano está en el centro de la principal división de una creación, iniciativa personal del mismo nombre y la Sociedad freudiana responsable en suma de universalizar el pensamiento del "Padre Fundador". No haremos epílogo sobre las razones del Cisma y la actitud de Jacques Lacan quien disolvería en vida, su propia asociación. No haremos hincapié tampoco en el fenómeno de castas que define a los distintos colectivos, ni sobre sus dogmatismos.
El psicoanálisis es pues plural y dividido, sería bueno simplemente que, en los milenios futuros a venir se encuentre a un amo que dejando de ocultar los éxitos de los distintos colectivos, al contrario, los reuniría a la manera de un alcalde.

Proposición 13

Introducción a Lacan

¿Es realmente posible leer, realmente leer, los trabajos de un psicoanalista famoso?
Cuando el lector se apodera de las primeras palabras de los "Escritos" se asemeja a un viajero ya demasiado o demasiado poco sabio. Lacan, es una obra, una tierra difícil que es necesario vaciar amargamente; los relativos que encajan y no terminan de encajarse en los anillos del estilo, y paradójicamente para los raros iniciados que conocen un espacio familiar con sus temas y evolución, sus líneas de fuga. Un perfil dividido por la acumulación del conocimiento crítico, sobre todo por sus comentarios que es necesario comprobar, comparar de nuevo al aune de Freud; el inconsciente a la luz de lo teórico.
Todo está allí: asignar la relectura de Freud en el edificio del conocimiento psicoanalítico.

12


Nada es más difícil, más profundo, es verdad que los conceptos lacanianos que indican muy a la fe, esta teorización del sujeto del inconsciente "a través de las operaciones del profesor y de su brío estilístico hace que un libro de Lacan se asemeje siempre, a no equivocarse con otro libro de Lacan - al mismo tiempo se señala la singularidad que conviene acoger como una única obra y no como el resultado de la tradición freudiana, sino como un libro libre."

Proposición 14

Si la poesía se coloca en un aire orgulloso y con sus simples centinelas incruentos, exsangües, hasta los señores con laureles de terror (éfraîchis ), todos saben como el halcón matraca la perspectiva del vacío que los separa de la eternidad como el vuelo de ICARO al de la muerte.

Proposición 15

Como esclusada de medusas al horizonte aparece a los cadáveres de otras latitudes un cielo herido en pedazos de nubes sin nombres

“el analista” (Roland Devolder)
13


El Psicoanálisis y el Alba de oro

Luego de haberme quitado las ropas de negociante, luego de haber asumido las de un poeta, me queda por defender esto por qué James Joyce fue James Joyce, es decir: the Goleen Aube.

El despertar psicoanalítico es una respuesta a la marginalidad, a la exclusión, a lo que hay

“el alquimista” (Roland Devolder)
14



de artificial en la sociedad, es decir: la desinformación. Siempre respuesta pero grupal en la sede del alba de oro, en la mezcla de las ideas partidarias de un "alegre conocimiento" a la manera de Nietzsche o Gurdjieff.

El inconsciente del grupo se revela en debates no dirigidos, estructurados más por el grupo que por la lengua, definidos por la expresión sartriana “colectivo" con una connotación de ética y facilidad de uso.


El problema clave: la ética.

Se entiende por "Weltanschaung" un sistema resultante de un conjunto de valores dirigido filosófica e ideológicamente. Este determinismo, esta concepción del mundo de pleno derecho, implica una posición clara adoptada por el movimiento psicoanalítico, es decir: cómo éste puede diferenciarse tanto del marxismo como de cualquier otro compromiso político y filosófico y eso para incorporarse al concepto freudiano de total independencia y neutralidad: "un método de investigación, un instrumento imparcial comparable por ejemplo al cálculo infinitesimal" (S. Freud).


Laboratorio de Psicoanálisis

El Psicoanálisis se pierde en la medida en que sólo existe para garantizar el renacimiento de la medicina, de la filosofía y de la psicología.


Lo ordinario

Lugar de recepción para las palabras que no pudiendo decirse o no recibiendo respuestas han sido escritas.

Fabricar un lugar para la palabra donde ésta no debería ser tomada. Dónde ésta volvería para evitar que de ordinario se pudiera tomar fila, rogando dejar su nombre en el vestuario.

Lo ordinario no es un fantasma de poder sino de verdad.

15


Lacan y Freud.

El lacanismo es un avatar del freudismo. Se comprenderá que la causa lacaniana se aboga como la causa freudiana. Terrible imperialismo ideológico, institucional y político que las "piramidales" de Lacan llevarán hacia la elaboración de una " asociación lacaniana internacional " a raíz de la escisión de 1963 con la AFP.
La innovación lacaniana reside en la búsqueda de la teorización del sujeto del inconsciente.
Devolvamos a Lacan lo que vuelve de Lacan, como se deja al Hombre lo que vuelve de nuevo a su memoria. Se ataría al hombre al mate de su buque (destino) como el Ulises de Homero para las sirenas si:

¿"el amor es dar lo que no se tiene a alguien que no lo quiere"?

O entonces, la celebre frase de Jacques Lacan se incorporaría al pensamiento de Pascal, es decir:

"no deja de ser todo lo que es incomprensible"

Jacques Lacan concibe la crítica literaria en la promoción de la tal estructura de la lengua "tal que pueda cubrir este nuevo sujeto por producirse como sujeto dividido en su ser"; prosigue con "esto es porque el inconsciente requiere la primacía de una escritura que las críticas deslizarán a tratar la obra escrita como se trata al inconsciente."
Con tal que "la obra escrita no imite el efecto del inconsciente, coloca el equivalente, no menos real que él, para forjarlo en su curvatura".

Freud demuestra que el "significante" se ha rechazado hasta cierto punto y que es allí el punto de llamada del flujo inagotable de significados que "precipita en el agujero que produce" que Lacan comenta del siguiente modo: "interpretar consiste ciertamente, este agujero, en cerrarlo.
Pero la interpretación no tiene que ser más verdadera que falsa. Esta tiene que ser justa, lo que en última instancia va a agotar esta llamada de sentido, contra la apariencia donde por el contrario, parece azotado."¨ (Fuente: prefacio de Lacan "es en la lectura de Freud " en el libro de R. Georgin, Lacan).


El Psicoanálisis en extensión.

El analista nunca escucha tanto como cuando se pone en posición de analizante.
La palabra del analizante no va dirigida tanto al analista como al Otro del analista.
La palabra psicoanalítica no es del orden de la comunicación.

16




La transferencia.

El efecto de la articulación del sujeto del inconsciente puede derivar por una ocurrencia, relevada ésta del psicoanálisis en intención. ¿Pero que es verdaderamente el sujeto del inconsciente? ¿Qué es de ésta presencia que le es sujeta? Quizá es el reconocimiento del alma oculta del hombre. Sin olvidar que el inconsciente piensa sin poder realmente pensar.
Russell Jacoby afirma que el psicoanálisis "cambió su aspecto amenazante y a veces revolucionario contra un comportamiento más afable", en adelante se tornó "legal, respetable y también suave y satisfecho de sí mismo". Comprenderemos que hoy no existe ya nada que pueda probar que el psicoanálisis nunca haya sido revolucionario, u otra cosa como suave y satisfecha de sí mismo.

Ferenczi (1922).

Según Ferenczi, "el psicoanálisis nunca ha obedecido a ningún dogma filosófico;" interpretó las ideas filosóficas y las doctrinas políticas como la manifestación de la naturaleza psicológica humana...
El psicoanálisis nunca ha reconocido nunca a ningún partido individual o colectivo como verdadero representante de la naturaleza humana, él ha esperado del futuro una orientación "social-individual" que respetaría las diferencias naturales entre los individuos, la lucha para acceder a la felicidad, a la independencia, concediéndole al menos tanta importancia como a la organización ineludible aunque apenas soportable de la vida en colectividad."

17

Psicoanálisis y literatura

El Argumento.

Se llama crítica psicoanalítica una investigación que tiene un conocimiento que revela y articula la lengua oculta del inconsciente y reconstruye la obra para tender hacia una filosofía vivida y practicada que no es otra que la propia vida y la admiración ante la existencia del mundo en que el hombre crea por excelencia su experiencia.

“sublimación” (Roland Devolder)
18


Proposición 1.

Maïakovski deseaba vivir una doble elección: la de rechazar la memoria de su padre y la de elegir la hora exacta de su muerte. ¿Cómo pueden imaginar a un analista en otra parte que bajo la piedra angular de Freud y que sucumbiendo a una algodonada muerte sobre un diván quizás...?
... P. D., ¿Maïakovski se habría muerto de las consecuencias de una purga estalinista y Freud de un exceso de cocaína?

Proposición 2.

Los poetas tienen "hermanos secretos": capitanes a lo largo de la pista, porteros de noche, gente del circo, etc... Éstos se encuentran paradójicamente en los sueños del analizante que el terapeuta trivializa y desengaña. Comprenderán ahora la soledad de los poetas. No se comprende la verdadera soledad y su peso hasta cuando uno se rodea de amigos que lo distraen de su despertar creativo. Recuerden ustedes a Milosz cuando un amigo se preocupaba por su ausencia y el le preguntaba "Maestro, ¿cómo se lleva su soledad?". Ya que, se está solo, se está siempre solo, todo tiene por objetivo la soledad.

Proposición 3.

El pase es a Lacan lo que la epifanía es a Joyce, el laberinto a Borges, la madeleine a Proust y la luz a los impresionistas. Todos estos conceptos hicieron escuela, son amigos reconocidos excepto quizá la obra de Arthur Rimbaud que solo será de actualidad en la génesis del hombre futuro venir.

“la dama de la silla” (Roland Devolder)
19


Proposición 4.

Es absolutamente necesario dirigirse del autor hacia su obra, es decir: que es porque tal creador posee tal personalidad que se produce tal obra. Pero nunca a través de las características, especificidades de un texto dibujar un perfil psicológico del autor y una serie de conclusiones en una dicotomía de distintos predicados. Sería inútil interpretar los versos de Pedro Prével "la leche negra del alba se bebe al crepúsculo" como la representación macabra del campo de Auschwitz, lugar de sus escritos; así como gravar a Ezra Pound de fascista a raíz de algunas entrevistas durante la guerra a Radio Roma donde mezcló a sabiendas estético y político.

Proposición 5.

Si en los dedos de la mano el pintor sostiene con su pulgar su paleta, la política el índice del ágora, el artesano el mayor de edad que construye, el músico el anular que estremece el alma del violín y el analista el pequeño dedo de la Oreja, entonces el poeta es la palma a la cual todos a acogerse vienen; en cuanto al filósofo, es la herramienta, plumero que socarronamente duda, sutil y fugaz.


Proposición 6.

Para hacer a un poeta es necesario, una camisa propia cada mañana y no tener vergüenza de nada, ni incluso de sus envolturas. Para hacer a un analista es necesario imperativamente un pedido social, necesita un guía intelectual, de una escuela reconocida. Paradójicamente, para el analista, lo escrito está propenso a una gigantesca angustia, casi impulsando el orgullo a comentar, producir en la fidelidad y el rigorismo más precisos al amo elegido. Para el poeta, el impresor es tormenta bajo un cráneo, para el analista, al límite máximo de una coma.

Proposición 7.

Del campo de los Odiseas, como el Ulises de Homero nacido de los círculos mullidos de la resaca, simbolizando al hombre las mil ideas e inscribiéndose en la dinámica de móviles trópicos; episodios a cielo abierto de aventuras, conexiones carnales, combates caballerescos. El héroe sólo tiene libertad en lo épico, la acción viril, el gran nomadismo. Mientras que para el campo del analista, todo es mundo interior, economía de la palabra, escucha en un teatro desnudado y sedentario como un oasis interior.

Proposición 8.

Si la poesía se quiere la lengua más alta cargada de sentido, es porque es el nudo, el hogar, el "vórtice" del logopoeïa (la pertinencia de la palabra), de la phalopoeïa (la originalidad de la imagen) y finalmente de la mélopoeïa (la asonancia de los sonidos). Es esta en última


20



calidad que es rarísima, como podemos también imaginarla en el analista, a diferencia que el poeta percibe el "canto del mundo" y el analista la mecánica secreta del inconsciente, vía interior del hombre.

Proposición 9.

Si el poeta es vigilante, su pensamiento remite a un orden simbólico. Él se refiere a una geografía sideral, se inscribe en una tradición oral.

Proposición 10.

Acordarse de un árbol, un pájaro. El momento pasa, la golondrina se vuela, desaparece.
¡Olvidadiza memoria!
¿Pero con tanto olvido cómo hacer un poema? La corteza del roble, los trinos de las aves ya no son más que tenues recuerdos, los pasos del paseante van pronto a cruzar los del citadino. Perdone este tópico simplista, pero para hacer un poema, es necesario guardar su estuche de lápices de color y sobre todo guardarse del mundo. Ciertamente, este ingenuo sainete es la "epifanía" del excursionista, es sensible y perceptible a todos, pero inefable, para muchos, por lo menos como poema; soneto o elegía por ejemplo.
Recuerda estas frases del "Maldito":

"no pido ayuda, no pido mas ayuda, sería necesario retomar mi cerebro de niño y volverle a enseñar el alfabeto, vuestro alfabeto."

El autor se suicidará poco tiempo después en una extrema pobreza!!! El choque del mundo real se inscribe en un drama humano. Él había guardado el alfabeto del árbol y del pájaro pero no era adecuado para solucionar sus problemas existenciales.


Proposición 11.

Hace ya cinco años que un poeta no escribe, la cuestión no le interesa más que la del comercio de utensilios de cocina o de paletas de tomates. Un espectro lo tomó de un gesto. Un hombre por libertad se ausenta, el amor, la poesía y el crimen se firman a veces con el mismo silencio... Sus poemas no tienen trajes, si son pedazos, raídos, no se preocupa no, era mendicante de otros soles, búsquedas distraídas y Bohemia.
Como sagas, errantes del pasado, clase de purgatorio onírico.
"Y la gloria se fue a otra parte", decía a Henri Michaux, que quedan, hirsutos, roídos, sus trapos no se irritan no del anonimato, están presentes en otra parte, colquiques u orquídeas, poco importa, atormentan aún viejos cajones, fotografías amarillentas. Están en el herbario del verbo: granero de trigo del Imaginario.
No se desplaza el centro de gravedad de la poesía para repararlos al estilo actual. No son donjuanes, como sería tan inútil excavar viejos galimatías, los versos de Villon sólo le pertenecen a él, a su tiempo, su destino. Imitar nada, ni nadie como escribía Víctor Hugo:
"un león que copia a un león se convierte en un mono".
21


Proposición 12.

El (los) Dios(es) del poeta no es (son) el (los) de los hombres; su alma ya está habitada por grandes mitos, éstos, probablemente inherentes al inconsciente colectivo, eternos en el origen del pensamiento humano se ríen de las historietas de un profeta perdido en su agitación browniana que repentinamente reviven pretendiéndose hijos celestiales, sin omitir los balancines del Espíritu Santo...
Y si este Dios de los hombres fuera una "escoria del Inconsciente", aquél o los del poeta representaría(n) lo simbólico que a lo largo de su vida lo descubriría.
"Son los símbolos los que nos ven, no nosotros quienes los contemplamos".
Su génesis se oculta profundamente, como una red de micelio mycélium secreta que, una vuelta florecerá y así a lo largo del camino de la existencia volverá a la cadena poetas. Éstos a su vez desarrollarán este Gran Orden Simbólico que lo transmitirán a las generaciones futuras, es decir: a los "poetas futuros a venir".

Proposición 13.

Para algunos la escritura no es más un sufrimiento, actúa como un catarsis. Ciertamente, el autor es liberado pero el único terreno defendido es menudo el de "sí mismo".
Entonces, mucho engañan, finta y pluma en mano son distantes, implacables, incluso glaciales; solución de facilidad que permite permanecer en la sombra, utilizan su inteligencia como una armadura, se desencarna su poesía. El autor sólo haya a lo sumo una imagen que sabe que se espera él.

“Homenaje a Francis Bacon” (Roland Devolder)
22

Sabe que el lector espera una composición psicológica sabiamente proporcionada de calidades negativas y de una forma de carisma "para que el público se cristalice". Aquéllos deberían meditar esta frase de Robert Georgin:
"Entre el autor (el poeta) y su lector se establece una relación transferencial similar a la que se desencadena en la cura analítica".

Proposición 14.

La culpabilidad se inscribe a menudo en una novela como un hilo conductor. Flaubert o Simeón, poco importa, ambos ven una suerte de itinerario dado, ritmado por un crescendo dramático que empuja al hombre a la falta. El crimen es una falta irreparable, no se sabe volver de nuevo sobre sus pasos, sus autores estaban a él predestinados en la medida en que llevaban desde el principio una falla en ellos. El campo novelesco lleva en sí una lengua interna que postula que el drama se inscribe en nosotros. El destino nos sobrepasa, haciendo oscilar todo.
Habría una "transferencia" entre el autor y su héroe; éste desplaza un drama que presiente en su propia existencia articulándolo en el campo novelesco. Él Exorciza su angustia a través de una experiencia ficticia, reta a su héroe a muerte, al suicidio, desplazando así sus propios impulsos autodestructores. Eso lo alivia y si sus problemas siguen enteros, "momentáneamente los descargó", su o sus víctimas pasan de lo real a la ficción en la conciencia indeterminada de una sociedad que se cultiva de lágrimas y sangre.

“Penélope” (Roland Devolder)
23


Proposición 15.

Toda obra tiene en filigrana, claves secretas. El análisis puede revelar, por ejemplo, que:
En un relato retrospectivo, puede ser el recordatorio de un acontecimiento esencial, la confesión es subrayada por una referencia permanente a un drama vivido;
En una ensoñación puede ser una fórmula mágica que vuelve de nuevo como un estribillo (H. Boll, Retrato de grupo con dama: "no soy un monstruo");
En un diario íntimo puede ser el recordatorio de un secreto ocultado o una vuelta obsesional a los episodios de una aventura que condicionará, determinará el futuro;
Por último, puede ser una simple frase que resume por sí sola la personalidad profunda de un personaje o de una escena paisajista; un tema luminoso y por supuesto la imagen del mundo "prustiano" el recordatorio de una sensación y de una melodía: la madeleine y la pequeña sinfonía de Vinteuil.

Proposición 16.

Se puede también distinguir una estructura novelesca que como una matriz construirá la obra. Los "Nuevos Novelistas" excelentes allí: Robbe-Grillet sobrepasará el marco novelesco puro para tender hacia la construcción cinematográfica; C. Simón utilizará la puesta en el abismo al igual de Vermeer en "el retrato del Arnold Terminado"; Butor inscribirá la realidad mitológica en su jefe-trabaja "la modificación."
Otros serán verdaderos estructuralistas del escrito, una armonía basada en científicos cálculos matemáticos forja trabajos más técnicos que novelescos.
Joyce copiará los 17 capítulos de "Ulyses" sobre las fundaciones homéricas: los tres primeros capítulos sobre la Telemaquia, los trece siguientes la Odisea propiamente dicha, y el último: El retorno.
Simeón elegirá una técnica de construcción que se puede resumir por - crisis - paso - drama - desenlace - que comenta como "una disciplina de trabajo, un asunto de voluntad."

Proposición 17.
Pedro Assouline, en su biografía de Georges Simenon escribe:
"A fuerza de querer vivir la vida de los otros, esta actitud (Simenon) se le convirtió en una segunda naturaleza."
Graham Greene, en su novela "el tercer hombre" escribe:
"Repentinamente, en la extraña célula de nuestro espíritu donde nacen tales imágenes, sin preparación, sin razón, Martins vive de dibujarse en medio de un lugar desértico, unos coros escuchados en la tierra, rodeado con un grupo de pájaros. Quizá era una escena aún no escrita de una de sus propias novelas que se resumía en las fronteras de su subconsciente."
Señalemos que Martins es el mismo escritor, que ha pues, hecho una proyección en Greene al interior de su novela. Éste no dice en realidad que una única historia, la de un hombre que, tras acontecimientos excepcionales, comprende que su vida es torva. Se cuestiona dando libre curso a sus impulsos (pulsiones), sus instintos los más profundamente

24


ocultos, liberándose de un complejo de culpabilidad que lo mina. Reactivando el enigma novelesco, va a la reconquista de su estatuto, de su honor, de la imagen noble, deshaciéndose pues de la del pequeño escritor de película de vaqueros por la del justiciero, permitiéndole así alcanzar la serenidad.
Por último, observemos también que Simenon y Greene son autores que se duplican; Martin-Greene, Maigret-Simenon son pares donde los autores se identifican a sus héroes, focalizando así algo de lo ocultado, de lo secreto, inscribiendo en ellos la curvatura del inconsciente.

Si Nuestros dos escritores pueden poner en escena un héroe, con una lengua propia; esta puesta en escena, a menudo dramática, los empuja en una búsqueda a través de la cual su "padre espiritual" se reconoce como si los hiciera vivir por procuración. Quizá porque en su vida diaria, no tuvieron la ocasión de probarse a los ojos de sus prójimos, quizá porque ellos comprendieron también que millares de lectores estaban en el mismo caso, quizá porque su intención los sobrepasa, reconstruyen en un universo ficticio, un símbolo que permitirá al lector como al autor, dejar su envoltura de todos los días para revestir las ropas del héroe.
La fuerza de un héroe, en transparencia con una exploración interior del hombre que repulsa siempre para más tarde, sus límites, es que no se renunciará a seguir siendo neutro, cualesquiera que sean las dificultades. Debe sobrepasar fronteras, arriesgando su futuro, su destino más bien que obstruir sus impulsos; rompe entonces las amarras y se precipita en un universo cuyos límites ignora, para tender en cambio, al arquetipo de un hombre que, en el dolor, se libera de una condición que a menudo abate y embrutece.

Proposición 18.

El analizante tiene el gran Otro "en estado". Éste tal James Joyce a bordo del Liffey está a la búsqueda nuevas epifanías. Y aunque su poesía sea un arte bastante profundo para englobarlo todo, le falta una dimensión: el misterio, el enigma, que solamente un gran Otro puede revelar.


Proposición 19

Antonin Artaud predestinado como un desollado vivo desgraciadamente nunca habita su cuerpo, cuando a su palabra lúcida y a la vez alucinada se unen los arquetipos Junguianos.
Representará su locura, no en un estatuto de protagonista sino con la única esperanza de exorcizarlo. Eso se le había vuelto vital, como el aire, el agua. Se convierte por lo tanto en el tirano de su demencia. Ésta no pertenece ya al juicio de los "sentados", ni de los psiquiatras, se hace metamorfosis, incandescencia. Es el hombre que vive los fuegos que lo destruyen.

25

Proposición 20

La errancia del pensamiento resulta de la negativa a encerrarse en sistemas filosóficos ya que éstos llevan en si el germen de las respuestas a sus incertidumbres y el boceto de sus posibles.
El "pensamiento salvaje" explora las zonas de sombras del conocimiento un poco como el reverso de estas sociedades científicas que se dan el aire de quererse hablantes, convincentes, definitivas. Al contrario, el oro está allí donde la imaginación no es un intruso y si hay utopía ésta será la última respuesta a nuestras vanidades. El oro está en el agua de los sueños lejos de los abismos de esta torva realidad que se sabe si bien.
El oro es el equilibrio de los versos, la forma y del verso lo informa en el delicado bufido del pensamiento y las sutilezas de las emociones; parafraseando a Godfried Benn: "Mi cráneo plumero que duda socarronamente."

"soledad" (Roland Devolder)
26

Adiciones.
Apéndice 1.

La palabra soledad y su concepto vuelven de nuevo episódicamente en estas propuestas ya que están vinculadas íntimamente a la poesía, pero no estoy por supuesto seguro que "la soledad del poeta" sea cualquier forma de castigo.
Si "se entra en soledad", allí no ven ningún sacerdocio, ni sacrificio, al contrario su quinta esencia es Despertar, como un albergue español para el peregrino, la cura para el analizante; ofrece lo que se posee realmente: LO VIVIDO, al igual que en la vida no sufrimos de lo que hemos aportado, dado, sino más bien de lo que no supimos o pudimos dar.
No hay estrictamente nada que negociar ni que expiar. Ciertamente la mayoría necesitan soledad para trabajar –

"es preciso abismarse en si mismo " (Franz Kafka)

-y es difícil allí cercar los límites. A menudo de una extraordinaria indiferencia, los poetas se extravían probablemente porque, ya los sobrepasaron.
Por supuesto Rimbaud lo había comprendido perfectamente (en Abyssinie), había superado ciertamente un arte que había delimitado demasiado bien; meteoro en la matriz del poeta futuro a venir no tenía por lo tanto ya nada que probar: lo definitivo incluso lo incomprendido no se borra no, no se reinicia. Había dado demasiado, demasiado deprisa, demasiado lejos, la zanja entre el Verbo y la existencia no es ni un abismo ni un Ru sino simplemente una experiencia vivida, un equinoccio del espíritu onírico.

Apéndice 2.

Los poetas son mayores, plenarios o meteoros, nunca profetas. La llegada del nazismo se debió a la necesidad para la Alemania de antes de la guerra, de un gran jefe espiritual, de una suerte de pastor del Alma alemana. Lo esperaban a través de la obra de los grandes Románticos. Desafortunadamente, el paraíso esperado se metamorfoseó en Apocalipsis, el gran guía se mutó en bárbaro sanguinario en las misas negras del holocausto.

Apéndice 3.

Un mercenario no tiene derecho alguno, salvo el de obedecer, un poeta tiene todos los derechos, salvo el de obedecer. Si el militar desobedece, es anulado, desertor o muerto. Si el poeta obedece, deviene un soldado de plomo.
27

Apéndice 4.

Para el anarquista, habría tres maneras de beber vino: con su corazón, como uno buen hijo - con su espíritu, como un intelectual de izquierda (Sartre) - con su cuerpo, como un vagabundo. Michel Boelen agrega a esto que el infierno es el bufón "la bouffe", el purgatorio, las mujeres y el paraíso, el vino.
Este ritual se inscribe en lugares donde un "vistemboire " incluye el “vete a beber”: un objeto extraño que se acerca a los iniciados de intermediario-intérprete, que atormentan bares, albergues y cafés.
Ciertamente, existirían malos hijos, de falsos intelectuales de izquierda y vagabundos travestidos de aristócratas, pero en realidad los "verdaderos protagonistas" beben, ya que están en busca de fraternidad y hermandad (sororité), profundo sentimiento que prefieren a las tradicionales relaciones padre-hijo, madre-muchacha. En cuanto a los amantes, su vino de boda es la premisa de los coros que más tarde en la noche brindarán de sustanciales licores.
Tendremos en cuenta que las divergencias buenos hijos, malos hijos se basan en la hipocresía y la mentira, que para la de los intelectuales de izquierda y la de los otros sobre un ideal digamos republicano; es necesario un Robespierre antes que un Sartre, en cuanto al vagabundo y su contrario el aristócrata, estas divergencias son puramente sociales por supuesto pero invertidas.
Observemos también que los primeros si guardan su esperanza creativa tienden a poetas contratados y que los segundos, como lo pensaba G. Bernanos no son a menudo ya más "que burgueses avergonzados".


“Rimbaud y Verlaine” (Roland Devolder)

28

Apéndice 5
Para Michel Foucault
La obra de Artaud prueba en la locura su propia ausencia, pero esta prueba, el valor reiniciado de esta prueba, todas estas palabras lanzadas contra una ausencia fundamental de lengua, todo este espacio de sufrimiento físico y de terror que rodea el vacío o más bien coincide con él, he aquí la obra misma: la escarpadura sobre el pozo sin fondo de la ausencia de obra la locura es el espacio y la decisión a partir de la cual irrevocablemente cesa, y sobresale.
Es el mundo el que se vuelve culpable respecto a la obra; el aquí requerido por ella, obligado a ordenarse a su lengua, obligado por ella a una tarea de reconocimiento, de reparación.
El triunfo de la locura se mide en la desmesura de obras como la de Nietsche, Van de Gogh, Artaud. Y nada en él, sobre todo no lo que puede conocer de la locura, se le garantiza que estas obras de locura lo justifiquen. (Michel Foucault: "Historia de la locura" en la edad clásica)

Apéndice general.

El autor busca al hombre joven e idealista que él era. En efecto, un novelista no puede generalmente producir sino una obra de madurez, con el retroceso del tiempo, con un equipaje de experiencias vividas y una técnica que tiene probada al compás de los años. Es posible que un hombre de 40 años comprenda y describa la psicología de un cadete, a la inversa es especialmente muy difícil. Ciertamente, hay siempre una composición literaria posible, pero será artificial, el autor no sabrá sentir su o sus personajes, hacerlos actuar exactamente en el buen momento, presintiendo, anticipando sus aventuras respetando al mismo tiempo una unidad (pasado, presente, futuro).

Apéndice a la felicidad.

Entonces el tiempo no se articula ya entre las zonas horarias de los hombres librados a la tensión de especuladores perdidos en su agitación browniana. El mercado de la felicidad no es el de los decididores. No hay no negocio, de reto. La felicidad no se capitaliza, su balance hace caso omiso de las mareas de las finanzas; no se compra el corazón, no se traduce su curso en beca. Al contrario, funámbulo sobre el hilo tenue de lo no sólido se inscribe en la quintaesencia del epifanía.

Apéndice a Jacques Lacan.

El psicoanálisis cura de la ignorancia pero no de la estupidez.
La ciencia, es esto por lo cual las sociedades muertas tienen el aire de mantenerse hablantes.
Nanterre mayo del 68: no hay diálogo. El diálogo es un engaño (une duperie).
Es una idea de Frédéric Mitterrand en "las águilas caídas": el psicoanálisis será lacaniano o no será.

29

Cunnington
En la 1ª Guerra Mundial, un capitán francés rechaza la rendición de la isla de Cunnington, situada frente a lo largo de las costas chilenas. A raíz del conflicto mundial, permanece sin ayuda (alimentaria, humanitaria etc) durante dos años. Hay con él un grupo de cuatro hombres y sus esposas. De día en día, las reservas se agotan, la miseria se instala. Por último, un buque (enemigo o amigo?) aparece a lo lejos. Cuatro de los hombres autorizados intentan con ayuda de una barca alcanzar la pleamar, para eso deben sobrepasar los rodillos marinos y la plaga todo esto, seguida por las mujeres y... El capitán y sus tres acólitos mueren ahogados ante los ojos de sus familias.

Permanece sobre la isla el último hombre autorizado, encargado del faro. Éste pierde la razón y se convierte en un cruel déspota, violando a dos de las mujeres y enfeudando a las otras dos. Algunos meses más tarde, decide tomar como mujeres de harem a las otras, entre las que estaba la mujer del capitán. A su llegada, un violento drama estalla, es decir: al final de su vida, una de las mujeres termina por nivelarlo. La viuda del comandante envía a sus hijos al faro por un barril de gasolina con el fin de incinerar el cadáver. En ese momento, el niño ve acercarse una chalupa francesa procedente de una goleta que venía a ayudarles. ¡Cuál no fue la estupefacción de los salvadores cuando atracaron y se encontraron ante mujeres andrajosas, niños famélicos y un cadáver aún caliente!

Fueron recogidos, salvados y cuidados... se transmitió posteriormente su historia al comandante Yves Cousteau que, en una misión científica a la isla de Cunnington hizo buscar al último superviviente, es decir: el hijo del capitán. Éste revivió en una entrevista todos los elementos del drama con una precisión extremadamente meticulosa. En un "peregrinaje" sobre la isla hizo una cruz a la memoria de su padre ahogado y nunca encontrado. Había vivido con este drama durante toda su vida (1916 -...) y varias décadas después había vuelto de nuevo sobre la escena del drama para dar prueba de lo que se podría llamar el momento catastrófico vivido en su infancia. Revivió pues el drama de esta comunidad hablándolo en su encuentro con Cousteau y liberándose probablemente de la angustia del traumatismo por el testimonio, la palabra, el simbólico de una cruz creada a la memoria de los desaparecidos.

(Tassigny-Rochez)

“Retrato del Diván rojo” (Lucian Freud)
a la memoria de la Señora Maude Manoni († 1998)

30


Poemas
Maldoror
MALDOROR
31

Es yendo solo entre las calles
donde de tibios rayos del atardecer (couchers) solar
imprimían sobre las vidrieras de la catedral
rojetes de viejo cobre
que recordaban estas calzadas populosas
con cursos cerrados de rejillas
ante las cuales se detenía como un excluido,
luego reanudaba la marcha,
el ruido de sus pasos le median el tiempo,
él podía extenderse entonces citando a Rainer Maria Rilke
oues al momento el placer de escucharse y ser escuchardo
lo embriagaba de una alegría subrepticiamente amarga y chispeante.

De corazón volvía a ver a los niños que piaban
como barrenos en la miel
y contrastaban como la sotana de un viejo padre de iglesia
con el púrpura cardenalicio.

---------------

Luego se detenía de nuevo,
se sentaba bajo los árboles sin hojas
aún adoloridos por el viento del norte.

Incrédulo ante ese sol ténue,
Maldoror no veía sino golondrinas
en bandas de bruma violeta dormidas sobre el horizonte
que asemejaban guirnaldas de vainilla.

Un súbito vuelo de campanas apagadas por el viento
lo devuelve a las realidades,
pero la gente que pululaba en la plaza
le parecia hasta cierto punto cambiada.

32

Alejadas, las elegías dunianas eran en ese momento
como deformadas por un nuevo orden.
Una charanga ritmada por los versos del poeta
pasa por su imaginación azotándole la sangre
con la voluptuosidad de la embriaguez,
una estatua romántica con la espalda diluida por el tiempo
le parecía abierta como la de una diosa medio desnuda.

Prefiriendo la soledad,
Pedía permiso a la hora del Ángelus,
para ir por un callejón donde las mujeres del pueblo con cofias austeras
lo saludaban con grandes ojos tristes y vacíos.

--------------

Maldoror se apoyaba en el balcón del bosque,
observando la niebla espesarse en el valle.

Veía sobre la solana encendersen pálidas luces,
escuchaba perros acosar
y el protestar del agua en la cascada del vertedero.

Si centellaba los ojos,
le parecía percibir dentro de un viejo Molino
la harina bendecida que se depositaba junto a la artesa,
y la propia niebla era casi pura,
casi consagrada como el fruto del trigo santo.

33

Luego, la niebla subía, pesada y sin embargo transparente,
como una tela algodonada tachonada de estrellas,
de galaxias lechosas que suavemente recubrian
el profundo sueño de sus tierras.

Espectáculo de una inmovilidad inalterable,
casi melancolía
que se arrodilla ante las cosas perfectas.

Como si el verano bruiscamente acabara de morir,
Maldoror vio desprenderse del cielo profundo
la arquitectura desgastada de la catedral
y nacer cerca de la flecha las primeras estrellas
curiosamente fluidas y congeladas
como durante las noches invernales.

--------------

Se transportó sobre lo más brillante
que era basto y desolado
como la mirada de un mendigo.

Desde allí, percibía sus tierras y las ciudades de los hombres,
veía obscurecerse en las brumas de la noche
las orillas y los llanos.

34


Desde lo alto, se daba perfectamente cuenta
de los océanos cuyas aguas azuladas deslizaban hacia las costas,
a través de la transparencia congelada del vacío,
como un archipiélago tan largo que un país
parecía un arco iris incandescente,
bordado en toda su longitud de un fluorescente
como una constelación terrestre vista desde un meteoro lejano.

¿Era necesario destruir Cartago
estabas celoso de sus poetas
envidioso de sus compañeras y su arte?

-----------

OH Maldoror
era necesario, era necesario realmente
Que nos queda ahora

Tu quemaste Alejandría
Pusiste sus poemas en la hoguera
Alimenta las llamas del conocimiento de los sabios y de los justos

Tu enterraste la Atlántida
Ahogaste el Ágora, hundiste sus dioses
en los abismos del océano

OH Maldoror era necesario,
era necesario realmente
Qué nos queda ahora.
35


Osamentas, huesecillos, granallas,
Arrodilladas largas presas lancinantes
Crepúsculo de faunas en brazos púrpuras
de grandes cazas se despiertan, Maldoror se estira

Osamentas, huesecillos, batallas
Que los hierros del jinete suenan en las piedras
Que la charanga se aleja y su insurrección de sombras vinosas
Que las hierbas rugen ante las barricadas

Osamentas, huesecillos, metrallas
he aquí la hora tuerta de los suplicios del alba
He aquí las tropas de centauros, de los semidioses sangrientos
He aquí el hambre, la peste, las hogueras chispeantes.
Eran tu país Maldoror

-----------

Volviste a ver el triple Arco con las arcadas tachonadas de estrellas

Era la nave
Que dominaba tus llanos

Osamentas, huesecillos, murallas
Y luego como un gran silencio ojo de la tormenta
Cuando los caballos y las reces lentamente vuelvan
La crin de cara al viento de los miserables

Osamentas, huesecillos, esponsales
El amor y el crimen se firman por un mismo secreto
El sacramento no es ya más que una fruta estropeada

36


A los que llevaban la herejía
Tu redujiste su ciudad a cenizas

A los que te mediaban despreciabas
Cruzaste a hierro, arrollando los miembros

A la que te estaba destinada
Tu engendraste como para volverte inmortal

Osamentas, huesecillos, sementeras
Las tentaciones se agotan, las cenizas se apagan
De grandes cazas se mueren

Era tu tiempo Maldoror
No quedan más que ruinas en los pedazos de mi memoria
Entre los caminos del pasado, la unción del olvido
Los caminos y las pistas de la errancia

-----------

Ya de tantos crímenes impunes.
Por qué la tentación te parece
fruta demasiado madura

Dime
Lo que era el corazón de Cabestant
Los gritos de la golondrina

Libérame
El canto de los esclavos
Los rezos de Pénélope
Y la cólera de Ulyses

37


Vienes, Maldoror
Te nutres de verbos secretos
Con vocales arabescas
Curvadas de insectos enamorados


Vienes, Maldoror
Cuenta las leyendas guardadas en la memoria

-------

¿Estamos lejos de la ciudad
De los palomares blancos
De las pesadas huertas con frutos obesos al sol?

¿Dónde están las niñas
con cabellos olorosos?

¿Por qué los hombres deben pagar con su sudor
El pan, el vino siendo que ninguno tiene casa de buena piedra?

Tu que ya de tantos pasos y más
Tu vuelves entre los tuyos
Como Ulyses en Itaca

Tu retornas entre los tuyos
Trayendo tus dioses paganos
Venidos de Troya, Kéops, Roma

De Rodas o de otra parte que son tus vidas anteriores

38

OPUS III
...........

“La piedad” (Roland Devolder)

Búsqueda de índices - en algo que promovería la escucha - paréntesis de una nueva experiencia que revelaría la sustancia de una rebelión. Mitología que llevaba con él pero no se realizaba, no se realizaba, no construía nada - comunicar las cosas entre el pudor y la mentira de una verdad que quería bien reconocer, quizás reconocerse confesarse a sí mismo. En cualquier caso se percibiría de otra manera. Sólo el decorado le daría el sentido del narrativo, el resto de este imaginario representa para él la elección a veces extraída de su pasado, de sus vidas anteriores - de los fragmentos, probablemente - que la suma de éstos formarían un boceto que incluiría el todo luego en realidad abandono hacia elementos tan personales que no interesan a nadie.

39


Nacido en las colonias cómo contener los gérmenes de una identidad de nómada, de un insurrecto de máscaras lavadas aclaradas en un análisis febril. Cultura de la nostalgia de los colonos, un medio puritano e imperialista que transfirió hacia un éxodo trágico. Novela negra paréntesis insertado necesidad imperiosa de raíces que la realidad impone - determinado estado de cosas implacable irrefutable - el trágico no vale en lo que trastorna en la vida interior del niño nacido a Kolwezi encarnación de una imagen soportable una vez más paréntesis de un drama vuelto a cerrar hacia el éxodo como un remanente de nuestra carne dejada en la guarida de leones.

Mañana se extenderá sobre las ropas del poema como un futuro intemporal sobre los sueños de los hombres, como de la elipse, como anillos espirales que engastarán la curvatura de nuestro pasado. Ambos maquillados en nuestras pieles como figuritas de ópera No, dejaremos sobre el palanquín del deseo bastante cortesía para revisarse, bastante cortesía para reconocer que nuestros caminos se juntan en la impostura. Ambos aún aclarados purificados de una imagen que se tuvo que encubrir, pasadas las revoluciones de los atributos que adornan el problema, examinaremos en nuestros abrigos las estrofas de las geishas y mandarines del imperio del silencio. No se reconocerá ya la voz que nos sopla al no callarla, se renunciará en el futuro de enigmáticos encuentros, como si no fuera más simple hablarse con palabras de arena y miel, o de una caricia en el cabello, del simple reconocimiento de una mirada.

Mañana se extenderá sobre los libros que no se han podido escribir, sobre los poemas dejados a la noche, sobre la inmaculada vocal del pequeño alfabeto que no se hizo ya deseo. Será necesario con todo solucionarnos en estos trenes de noche, estos hoteles secretos, estos caballos de madera tuertos de una noria que solo lo revelará en la parte de nada que habremos dejado a bordo de la noche.

¿Mañana se extenderá sobre nunca y nunca? Caerá de sí mismo como una fruta madura. Habrá gritos de niño, una fuente y el polvo del camino encendido al canto de los pájaros cruzará la sombra como gravas reidoras.

“El instante catastrófico” (Roland Devolder)


40

Mañana se escuchará y si es necesario nos traicionaremos pues se puede amar de impostura pero no de indiferencia. Si nos es necesario nos rasgaremos pues se puede amarse de odio, y sobre todo no de tibieza. Si es necesario nos ignoraremos...
Mañana se escuchará en los libros que se vuelven a cerrar como se golpea en una puerta un día de cólera.

Mañana se extenderá sobre el recuerdo como la sombra del árbol se refiere a sus raíces. - "El árbol ve pero su fruta es ciega" - luego vendrá el arco de los vientos bombardeando de polen las tierras nutricias, en cuanto a las lluvias, ellas se desgranan comenzando en las divisiones de la alborada, a veces fugaces, rosáceas al pie de hierbas que arden, a veces wagnerianas en lo fuerte de la tormenta. Así todo se realizará hasta la inocencia de los canarios equipados de primavera. Así las ruidosas colinas se extenderán hacia el río en el sacramento pagano del crepúsculo entonces la espera del poeta nombrará "a los niños de septiembre".

Mañana se escucharán sobre los llanos como nieve similar a una cortina de Tul y que contrastarán con el vestido negro de algunos cuervos que de la carroña exhalan una denuncia como un exorcismo de muerte. Luego vendrá el ladrido de los perros errantes, el grito de un niño que tendrá cautivo los sueños de los hombres solitarios cohibidos de sueño. ¿Y hasta en el silenciamiento de la vieja estufa, es el viento del norte simulacro de los vagabundeos atormentados, pero no se ausenta el hombre? Un espectro lo tomó de un gesto, lo desvió del camino. Un hombre por libertad se ausenta del poeta que vive en él, él va a incorporarse al grupo, al colectivo de las concreciones. Debe construirse. Pero sabe que volverá de nuevo como el Ulyses de Homero en Itaca.

“Los niños del Maldoror” (Roland Devolver)
41




Carta abierta a Julien

Algo sobre los Franc-Masones que habría hecho mejor de no decirlo, algo sobre Proust que habría sido incluso completamente absurdo, algo sobre Lacan que yo mismo en inicialmente había juzgado especialmente pertinente pero que a pesar de todo había debido reconocer algunos momentos más tarde como bastante loco, algo sobre el psicoanálisis que yo mismo no he comprendido dado el momento en que lo dije "La Moire".

En efecto, había pronunciado apenas delante de la audiencia esta fórmula sobre la obra Lacaniana cuando se me solicitó si quería explicarla, lo que había sido incapaz de hacer porque al segundo mismo, ya no sabía ya lo que había podido decir sobre "la teorización" del sujeto del Inconsciente ".
Yi Veía algo y eso muy claramente y al momento siguiente no sé ya lo que acababa de decir; acababa de decir algo sobre el eminente psicoanalista parisino, pero, dos, tres segundos después no sé ya lo que acababa real y efectivamente de decir.
Se Puede tener la facultad de decir algo, de formular al mismo tiempo entonces, y registrar lo que se acaba de formular. ¡Para mi no es posible, no sé ya porqué he dicho actualmente algo sobre mi tema, pero aún, naturalmente, qué sobre Lacan!
Además de estas consideraciones personales, algunas observaciones relativas a sus cursos.

- ¿Por qué no hacer hincapié en la ethno-Psicoanálisis, hacer descubrir Frazer, Malinowski, Levi-Strauss, Devreux, Bastide, quizá siguiendo el hilo conductor de una de los Estudios internacionales de psicoanálisis?

- ¿Por qué omitir de las grandes figuras del psicoanálisis, Mijjola, Betleheim, Jones, insistiendo con ello en Betleheim que en mi opinión tuvo un éxito real y un amplio público?

- ¿Por qué sobre la desmultiplicación literar


Identification
Surnom/Pseudo

Mot de Passe

Vous n'avez pas encore de compte?
Enregistrez vous !
En tant que membre enregistré, vous bénéficierez de privilèges tels que: changer le thème de l'interface, modifier la disposition des commentaires, signer vos interventions, ...

Liens connexes
· Plus à propos de Nouvelles
· Nouvelles transmises par aubedor
L'article le plus lu à propos de Nouvelles:
Discours au Psychanalystes (J.Lacan)


Article Rating
Average Score: 0
Votes: 0

Please take a second and vote for this article:

Bad
Regular
Good
Very Good
Excellent



Options

Format imprimable Format imprimable

Envoyer cet article à un(e) ami(e) Envoyer cet article à un(e) ami(e)

Admin:
[ Ajouter | Editer | Supprimer ]

"Login" | Connexion/Créer un compte | 1 commentaire | Search Discussion
Disposition


Les commentaires sont la propriété de leurs auteurs. Nous ne sommes pas responsables de leurs contenus !

Re: Psicoanálisis y poesía (Score: 1)
par margarita le 31 December 2004 à 17:51:02 CET
(Profil Utilisateur | Envoyer un message)
(IP: 212.78.204.38)
Me encanta este texto.
No solo hace un exaustivo recorrido por la literatura y sus figuras más amables sino que y además, expone un camino por el que el psicoanalisis es transmisible.
Esto es psicoanalisis, esto que retoma la vida, la de todos, en sus avatare, los de todos.

los invito a recorrer los caminos de los poetas alli nombrados.... por qué no?.

leer sus momentos en los que, transmitían otra cosa. alli por ejemplo cuando el poeta dice "tendría que retomar mi cerebro de niño y enseñarle de nuevo el lenguaje, el de ustedes", bueno está en mis palabras y mi memoria de lectora pero y, me gustaría continuar la frase...

quien no lee allí una verdad de a puño?.

ok. los invito a merodear por los pasadisos de los momentos poeticos desde este texto.